ENERGIA FOTOVOLTAICA
 

La energía solar fotovoltaica es un tipo de energía renovable y es la generación de electricidad a partir de la incidencia de la solar sobre un dispositivo semiconductor denominado célula fotovoltaica, o una deposición de metales sobre un sustrato llamado célula solar de película fina.

Esta energía eléctrica se usa para alimentar innumerables consumidores eléctricos autónomos, para abastecer refugios o casas aisladas y para producir electricidad a gran escala para redes de distribución. Debido a la creciente utilización de las energías renovables en general, y dentro de ellas, de la energía solar fotovoltaica, en particular, la fabricación de células solares e instalaciones fotovoltaicas ha avanzado considerablemente en los últimos años.

La UEB de energía fotovoltaica enclavada en CCE Pinar del Río, se dedica a la fabricación y comercialización de paneles fotovoltaicos de diferentes denominaciones de potencia, cuenta con  el personal calificado para acometer esta tarea con eficiencia, eficacia y calidad; presenta un equipamiento tecnológico con más de una década de explotación que gracias  a que cuenta con un personal de mantenimiento especializado se han dado soluciones  a los problemas técnicos que se han presentado a través de innovaciones. Se tiene una vasta experiencia y el saber hacer en la tecnología de producción de módulos fotovoltaicos ubica dichos productos con éxito a través de estos años en el mercado nacional y también en mercados foráneos como España, Alemania, Canadá, Venezuela, Bolivia y Japón.

Actualmente nos encontramos en la puesta en marcha de una nueva línea semiautomática que permitirá elevar los niveles de producción y calidad que satisfagan las necesidades de nuestros clientes.

Desde hace unos años, los gobiernos y las instituciones públicas de muchos países han comenzado a aumentar su conciencia, no sólo frente a las limitaciones que presentan los recursos energéticos no renovables, sino también frente a las consecuencias económicas de mantenerse dependientes de la importación de portadores energéticos de unos países cuya inestabilidad puede aumentar los precios de forma imprevisible. Por ello, son muchos ya los que han tomado diferentes tipos de medidas para fomentar el ahorro energético y el uso de energías renovables tales como la solar fotovoltaica, siendo el estado cubano ejemplo de ello.

Sobre el desarrollo de las aplicaciones fotovoltaicas en Cuba, se debe destacar que la mayor parte de la potencia instalada hasta el año 2011 era en sistemas aislados, al estar dirigidas a solucionar la alimentación eléctrica de aquellas comunidades y viviendas aisladas, donde es muy caro y difícil su suministro desde el Sistema Electro energético Nacional (SEN).